LA MONTAÑA CON M DE MUJER

Sobre el lema de invertir en los derechos de las mujeres para acelerar la igualdad. (Basado en las consignas de los objetivos para el desarrollo sostenible de Naciones Unidas para 2024)

En un mundo que enfrenta múltiples crisis que someten a las comunidades a una inmensa presión, lograr la igualdad de género es más vital que nunca.

Garantizar los derechos de las mujeres y las niñas en todos los ámbitos de la vida es la única forma de asegurar  una sociedad próspera y justa.

Uno de los principales obstáculos para lograr la igualdad de género  con el objetivo  de conseguirlo  en 2030  es la alarmante falta de  financiación de medidas y acciones destinadas a alcanzar la igualdad de género.

¡Es momento para el cambio!  Sumándonos a los movimientos a que ha llevado el Día Internacional de la Mujer ponemos nuestro granito de arena  para que la sociedad acelere en esos cambios.

Las movilizaciones del 8M sobre los derechos de las mujeres acelera la igualdad y este año pone el foco en la necesidad de inversión para la igualdad de género.

Cinco Áreas de Naciones Unidas

Desde Naciones Unidas nos alertan de cuáles son las cinco áreas que requiere una acción conjunta para que no se siga discriminando y dejando atrás a las mujeres a partir de la necesidad de invertir para lograr esos cambios:

  1. Financiar los derechos de las mujeres es una cuestión de derechos humanos, acabar con la pobreza y desigualdad que afecta de forma más severa  a mujeres y niñas al seguir discriminadas laboral y socialmente.
  2. Invertir transformando para la igualdad de género, que se disponga una sociedad que de importancia al poder transformador  de la igualdad y todo lo que ella puede aportar.
  3. Pasar a un desarrollo sostenible y una sociedad de los cuidados pero reconociéndolos y protegiéndolos ya que la gran mayor parte de las veces son las mujeres las que los atienden, una sociedad que preserve el medioambiente y la sostenibilidad de la vida, reconociendo los conocimientos de las  mujeres y su rol protagonista en una economía que no acelere más aún el cambio climático, que no sea depredadora de los ecosistemas y permita un desarrollo sostenible.
  4. Financiar iniciativas de desarrollo local alternativo y a las organizaciones que hacen incidencia en torno a la justicia económica y climática permitirá avanzar en soluciones concretas en el territorio y cambios de las reglas del juego del sistema a nivel nacional e internacional.
  5. Apoyar a los feminismos y movimientos que impulsan el cambio. Es urgente financiar a las organizaciones de mujeres para impulsarlas, ya que fortalecer a los movimientos y las organizaciones de la sociedad civil contribuye a la democracia, la paz y el desarrollo sostenible.

Complementado las cinco áreas de Naciones  de Naciones Unidas, creemos necesario:

  • Invertir en educación para la paz y no violencia como desafío pedagógico, no solo contra las guerras, sino contra la violencia cotidiana y la violencia contra las mujeres que llega al asesinato solo por el hecho de ser mujer.
  • Invertir en paz e igualdad es invertir en seguridad humana. Porque la violencia no es inevitable es una elección.

Igualdad de derechos

La violencia machista forma parte del universo de violencias extremas, en 2023 fueron asesinadas 56 mujeres en España, es la manifestación más atroz de desigualdad  entre mujeres y hombres. Son necesario políticas publicas feministas con financiación adecuada para erradicar la violencia.

La igualdad es un derecho humano fundamental, pero cada vez que hay retroceso político o social, lo primero que se quita son los derechos de las mujeres, por eso, seguiremos avanzando y peleando hasta conseguir ser ciudadanas de pleno derecho.

Los conflictos armados salpican el mundo dejando cada día un reguero de muertos de proporciones escandalosas, las guerras solo benefician a los fabricantes de armas y perjudica a todas las personas y  de forma desigual a las mujeres. No hay guerras justas o guerras injustas, solo hay malditas guerras.

Por su cercanía e intensidad nos impacta la de Gaza–Israel y la de Ucrania

Desde el feminismo reclamamos voces de paz que rechacen el con nosotros o contra nosotros, que pongan por delante la palabra, la palabra frente a las armas, que trabajen para poner fin a la escalda de violencia y por un alto el fuego.

El feminismo y la paz siempre han ido de la mano en todas las épocas

Nuestras pioneras montañeras también llevaron reivindicaciones de igualdad y de paz, al igual que nosotras ahora, a las cimas más altas.

En este Día Internacional de la Mujer, unámonos para transformar estos desafíos en oportunidades y forjar un futuro mejor. 

Texto elaborado en colaboración con Mujeres por la Paz