1 de octubre de 2022

Chikiadebán se calza las botas cerca de casa, para evitar los aburridos trayectos en coche a los pekes.

¿Qué mejor aventura que dormir a los pies de los Mallos de Agüero? Un cielo estrellado que dejaba entrever la silueta de los Mallos y debajo las luces de los hogares de Agüero mientras cenamos y juegan hasta que el frío nos deja. Menudo regalo para comenzar el fin de semana. La excursión elegida es subir a Punta Común, visita a la Cueva Al Foraz y circular rodeando los mallos de Agüero para volver al inicio de la excursión.

Esta zona es preciosa y no muy concurrida, y así fue que no nos cruzamos con nadie en la excursión; solo en la lejanía pudimos ver a algunos escaladores en estas impresionantes paredes.

La salida comienza en la parte alta del pueblo donde hay unos letreros que indican la «Circular a los Mallos«.

Partimos bien prontito y los peques salen muy animados, imaginando animales y seres en las paredes de los mallos, descubriendo huellas en la senda e intentando adivinar a qué animal pertenecían. Tampoco faltan las enseñanzas de algunos adultos sobre palabras en aragonés, alguna leyenda y botánica, ¡un completo!.

La subida va en zigzag y en alguna ocasión la maleza oculta la senda pero se intuye fácilmente y esto lo hace más aventura. Para la época que es hace calor y aunque hemos salido pronto el calor hace flaquear en algún momento a algún peque pero nada que no curen unas canciones y alguna sorpresa que aparece en la mochila.

Nos encontramos los restos también de alguna vaca justo antes de empezar la última subida, ya vemos la cima y el último tramo es una especie de cresta pero sin ningún peligro. Las vistas desde arriba son impresionantes, un pico tan sencillo y con unas recompensas tan grandes.  En la cima nos entretenemos comiendo algo para reponer fuerzas y leyendo los mensajes que han dejado en una lata debajo de la cima.

Cargados de energía iniciamos la vuelta por el mismo lugar hasta el desvío que habíamos cogido al principio. Ya hace más calor, así que el próximo destino será la Cueva Al Foraz donde se está genial, un lugar muy curioso donde las vistas son muy peculiares y no puedes evitar remontarte a la prehistoria e imaginar si alguien vivió aquí. No es la única cueva que hay por la zona, pero quizás las más grande o llamativa.

Y de aquí retrocedemos de nuevo para volver a juntarnos con la circular a los Mallos de Agüero, la última parte coincide con la ruta del Calvario de Agüero.

Una jornada bien completa y para los peques lo mejor es estar en el monte con otros peques, eso sí que es divertido.

LOS DATOS

Cristina Mena, voluntaria de club en media montaña para Chikiadebán