Día 8 de mayo de 2021, Zuriza

Sábado por la mañana en el collado de Argibiela. Hace rato que has salido del saco y te has preparado un café, pero siguen escapando bostezos templados entre sorbo y sorbo. Miras al frente y vuelves a disfrutar de su estampa, Peña Ezkaurre te saluda, te da los buenos días mientras el sol trepa por su espalda, va a ser un día caluroso, lleno de luz. Te recuestas en la silla plegable y estiras el cuello, ayer, con las prisas por salir cuanto antes, se te olvidó la almohada en el trastero, pareces principiante.

Has sido la primera en salir de la furgo, las demás siguen dormidas, no saben que se están perdiendo un amanecer perfecto, naranja. Bueno, realmente casi todos los amaneceres en el monte son perfectos, no pasa nada por perderse uno…

Piensas que la definición de lujo es ésta, ni más ni menos, que si cada día te levantas para ir a trabajar es precisamente para esto, para poder tener tiempo tranquilo y disfrutar de este silencio. Silencio que en breve se llenará de ruido, el resto de furgonetas que hay aparcadas junto a la tuya irán despertando, con saludos, sonrisas, estiramientos matutinos y muchas ganas de disfrutar del día al aire libre. Sí, te sientes afortunada de poder estar en este sitio en este momento, ni ayer ni mañana, ahora.

Has estado varias veces en Peña Ezkaurre, uno de los pocos montes en la muga con Navarra que supera los 2.000 metros de altitud, y lo has hecho en diferentes meses del año, desde Isaba, desde Belabarze, con gente, sola, una excursión que suele caer una vez al año y a la que le tienes especial cariño.

Este fin de semana has vuelto a organizarte para volver a subirlo, por las mismas cuestas de siempre, entre los mismos árboles, pisando las mismas piedras… pero compartiendo el camino con otras personas, escuchando otras voces y sonriendo de distinta manera. Hoy toca estar con las que empezaron siendo unas chicas desconocidas del club de montaña en el que te apuntaste sin saber muy bien por qué y que han acabado siendo tus amigas de Adebán, tu planazo de fin de semana.

La ruta de hoy te la sabes de memoria, bajaréis unos metros al lado de Zuriza para tomar una senda que os llevará directas al collado que hay entre Peña Ezkaurre y la Punta Abizondo, entre hayas a punto de estallar en verde y raíces que intentan escapar de la tierra que las mantiene quietas.

Seguramente allí haréis un descanso para comer algo y atacar la parte final, una ladera rocosa que, con suerte, esta vez te parecerá menos dura que la última vez, últimamente tu rodilla derecha gruñe bajito.

Una vez en la cima, haréis las fotos de rigor, una de ellas con bandera de Adebán, no se puede volver de una salida adebana sin enviar fotos para redes, las que llevan la comunicación del club os matarían… sonríes, ¡qué pelmas!

Bajaréis desperdigadas, en pequeños grupos que irán cambiando de componentes de rato en rato y, una vez de vuelta a Argibiela, unas cervezas y algo de comida os ayudarán a repasar la excursión, haciendo que el grupo que empieza ahora mismo a despertar, comparta, un día más, unas horas llenas de luz y color.

Tomas otro sorbo de café. Sonríes, no hay duda, ni ayer ni mañana; ahora, aquí y con ellas.

Los DATOS:

 

Montañeras Adebán

Arantxa y María.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies